fbpx

La NASA, activó un reloj atómico donde ellos aseguran revolucionará las exploraciones del espacio. Este funcionará como una especie de GPS espacial, con la finalidad de poder orientar a los futuros astronautas que viajen a otros planetas y naves autónomas que naveguen en el espacio profundo. 

Denominado Reloj Atómico del Espacio Profundo (DSAC, por sus siglas en inglés), fue puesto en órbita terrestre en junio para luego ser activado con éxito el pasado 23 de agosto. A lo pronto la NASA realizará pruebas durante un año trazándose como meta que pueda ser aplicada, sea autónoma y efectiva la información para la navegación precisa de las misiones espaciales.

¿En qué se asemeja el GPS al DSAC?

La relación del DSAC con el GPS es que, el DSAC está íntimamente relacionado con los relojes atómicos con los que nuestros teléfonos inteligentes interactúan a diario. Dichos relojes permiten a la aplicación GPS de los smartphones ser guiados de un punto A a un punto B, logrando calcular nuestra ubicación en la Tierra con precisión, de acuerdo al tiempo en que demora la señal en ir del satélite al teléfono.

De ahí que, el DSAC se convierte en el primer instrumento más parecido al GPS suficientemente pequeño y preciso para llevarlo abordo de una nave espacial que se aleje de la órbita terrestre. 

El reloj atómico es un instrumento del tamaño de una tostadora, hecho por el Laboratorio de Propulsión A Chorro de la NASA (JPL), el cual consta de una tecnología cuyo objetivo es conocer dónde se encuentran las naves, sin necesidad de depender de datos enviados desde la Tierra. Una vez que “se habilite la navegación autónoma a bordo o permitir a una nave espacial ser autoconducida”, de acuerdo a lo que dijo Jill Seubert, subdirectora de la investigación.

La ventaja del DSAC es que se han realizado varios experimentos en la tierra, de los cuales pudieron comprobarse que es 50 veces más estable en comparación a los relojes atómicos de los satélites de GPS.

Los átomos que mantienen la precisión de los actuales relojes atómicos pueden ser sensibles a los campos magnéticos externos. Sin embargo, el DSAC usa isótopo de mercurio. Y estos, gracias a un dispositivo interno que los controla, son menos vulnerables a las fuerzas externas, lo que significa, una mayor precisión al obtener direcciones.

No obstante, investigadores estiman que el DSAC puede que se desfase un solo segundo cada 10 millones de años. Por lo que, si en la misión para la cual fue hecho como prueba en el espacio puede mantener esta estabilidad, se considera que será uno de los relojes más precisos del universo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú
WhatsApp Preguntas o pedidos via Whatsapp